Anuncio

Colapsar
No hay anuncios todavía.

Controlar el pasado = controlar el futuro

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar todos
nuevos mensajes

  • Controlar el pasado = controlar el futuro

    Nueva Ley de Memoria Histórica: controlar el pasado, para dominar el futuro



    El Partido Socialista Obrero Español, radicalizado en su lucha por rescatar los votos que en su día se fueron a Podemos, ha presentado una proposición de ley que modifica la Ley de Memoria Histórica hoy vigente, también creación suya.

    Se trata de una ley inequívocamente totalitaria, que oficializa los puntos de vista de la izquierda española como obligatorios. La ley prevé el secuestro de libros, la cárcel y pérdida de la condición docente para los profesores que la incumplan, el adoctrinamiento escolar y la inhabilitación y la prisión para los cargos públicos que obstruyan su aplicación.

    Dicha propuesta incluye, además de las penas de cárcel mencionadas, cuantiosas multas, inhabilitaciones e ilegalizaciones, y suprime la libertad de expresión en materia histórica.

    En la misma línea de la ley hoy vigente, contempla, además, la supresión de cualquier alusión a Francisco Franco en el más insignificante rincón del espacio público. El nombre de Franco debe ser borrado de la historia.


    Un viejo y feo hábito

    Borrar ciertos nombres de la historia fue costumbre en la antigua Roma, pero no solo: egipcios y babilonios ya practicaban la eliminación de determinados episodios y protagonistas del pasado para acomodarlos a las necesidades del presente.

    Pero lo que mesopotámicos y egipcios tenían por costumbre, los romanos lo elevaron a la categoría de arte. Es lo que conocemos como “damnatio memoriae”, la condena del recuerdo, aunque realmente tal expresión no existía en Roma; en su lugar se hablaba de “abolitio nominis”, que consistía en suprimir toda referencia en inscripciones. monumentos o edificios, a la persona que se deseaba eliminar.

    Durante largos siglos, sin embargo, este tipo de prácticas se volvió poco usual. Podía interpretarse y reinterpretarse la historia, pero no se utilizaba la supresión como método.


    La inspiración estalinista

    Hasta llegar al siglo XX, en que el refinamiento pareció alcanzar su culminación durante el estalinismo. Nombres e imágenes de los protagonistas de la historia de la revolución fueron eliminados; las fotografías, las películas y los nombres de Trosky y los trostkistas, primero, y luego los de Kamenev, Zinoviev, Bujarin, Tujachevski, Radek, Tomski, Rykov…

    A Stalin no le interesaron tanto otros periodos históricos. Ciertamente, promovió revisiones literarias y cinematográficas referidas al pasado ruso; por ejemplo, se rescató la ominosa figura de Iván el Terrible, o se elevó a la categoría de héroe a Alexander Nevski; un científico no podía defender la herencia genética y un escritor podía perder la vida si incurría en determinadas faltas, pero a Bulgakov se le permitió publicar “La guardia blanca” y el propio Stalin acudió a la representación teatral de la obra, “Los días de los Turbin”, hasta en 16 ocasiones.

    En lo que se centró Stalin fue en el episodio revolucionario, porque de ahí arrancaba su legitimidad. La supresión de la generación revolucionaria, la de la clandestinidad y la que hizo Octubre con Lenin, la de la guerra civil, la NEP y el comunismo de guerra, dejaba a Stalin como el único hombre a la altura de Lenin. No era casualidad que las efigies de ambos fueran exhibidas juntas en los desfiles, actos públicos y que presidieran las vidas cotidianas de los soviéticos.


    Lo imaginó Orwell

    No cabe duda de que el estalinismo fue la inspiración de Orwell a la hora de escribir “1984”, novela distópica en la que el pasado se reconstruye una y otra vez a conveniencia del poder, hasta suprimir todo atisbo de objetividad incluso en lo referente a los recuerdos.

    La idea de Orwell de que quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controla el futuro, está muy presente en toda la obra legislativa que hoy conocemos como “memoria histórica”, que permite al poder rehacer el pasado a conveniencia.

    Como Orwell le hace decir a O´Brien: solo lo que ocurre en la mente tiene una realidad. El poder bien puede permitirse ignorar los hechos: si controla las mentes, tras una adecuada depuración e interpretación de la historia, lo que realmente aconteciera en el pasado carece de importancia. Si todos lo creen, entonces sucedió.

    La ideología no necesita ni de la verdad ni de la realidad. Como en su modelo orwelliano, la ley prevé la creación de una Comisión de la Verdad que parte de apriorismos históricos perfectamente falsos; una comisión que, en lo esencial, ya ha emitido su juicio antes de investigación alguna.


    Victimización

    En el caso de la memoria – como en otros muchos – esta tuvo por prólogo la habitual campaña de victimización. Imprescindible para pulsar la tecla de la emotividad, la victimización se basó en medias verdades sostenidas por las habituales perífrasis estudiadas para prender en la opinión pública: evocaciones de las cunetas, del derecho a la memoria, de la exigencia de enterrar a los muertos propios, de la justicia y la humanidad…

    La desvergonzada manipulación de los sentimientos apenas fue advertida, y muchas personas de buena fe coincidieron en que los fines que se pregonaban eran plausibles. En realidad, solo constituían la excusa para prestigiar la causa desde una teórica perspectiva de justicia distributiva. Lo que había tras ello solo era la primera fase de una venganza largamente planeada.

    Aunque al principio el discurso dominante equiparaba a todas las víctimas, pronto se superó esta fase y pudo acometerse el objetivo real. Hoy, una década más tarde, las víctimas de las que se ocupa la ley sólo son las de un bando; mientras a estas se las honra de forma pública y oficial, todos los crímenes cometidos por ese bando son sistemáticamente silenciados, explicados con un abierto aire justificativo o banalizados, cuando no jaleados sin disimulo sin que ello merezca el menor reproche penal.

    En la versión del proyecto de ley socialista, las víctimas pueden servir para abrogar de facto la Ley de Amnistía de 1977, de la que se dice que “no será obstáculo para que se otorgue la mentada reparación integral a la víctima.” De hecho, está previsto que se indemnice a quienes “lucharon por la democracia“ desde 1968 lo que, eventualmente, podría incluir a reos de terrorismo.

    Una Ley de Amnistía, la de 1977, que en su momento reclamaron socialistas y comunistas como prueba de las intenciones democráticas y reformistas del gobierno de Suárez y que hoy, cumplida su función desde el punto de vista izquierdista, es denunciada sin el menor sofoco por sus beneficiarios.


    La mentira como basamento

    Desde hace más de dos décadas, han proliferado las condenas institucionales al golpe “fascista” del 18 de julio contra la legitimidad del gobierno republicano. Ni la realidad ni la verdad juegan aquí papel alguno: el golpe no fue fascista, y tampoco existía legitimidad alguna en el gobierno republicano de 1936.

    Ninguno de los principales actores de la sublevación de 1936 era fascista en modo alguno. Mientras que Franco, por ejemplo, era un monárquico conservador, no pocos de aquellos que le acompañaban eran republicanos y, algunos, incluso estaban cerca de la masonería: Cabanellas, Queipo de Llano, Aranda, En España, como los pocos fascistas que en ella había reconocían, no existía oportunidad alguna para el fascismo. Que Franco o que Queipo de Llano fuesen fascistas es algo que sólo desde un enloquecido radicalismo izquierdista puede pretenderse.

    Y tampoco el gobierno era legítimo, tal y como ha sido aplastantemente demostrado en un reciente libro de título bien expresivo, “1936, fraude y violencia”, firmado por los historiadores Álvarez Tardío y Villa García: las elecciones de febrero de 1936 fueron fraudulentas y, celebradas en medio de violencias sin cuento, las ganaron en realidad las derechas. Es decir, que el gobierno del Frente Popular era ilegítimo.

    Pero ellos siguen hablando de golpe fascista y de gobierno legítimo. Ni la realidad ni la verdad les hará desistir de sus propósitos, porque estos son ideológicos y nada tienen que ver con la verdad.


    Ausencia de autocrítica

    ¿Se ha parado alguna vez la izquierda en España a a considerar cuál no será la enormidad de su culpa como para haber provocado el alzamiento de eso tan medroso y pusilánime, tan acobardado, como es la derecha española, a la que obligó a echarse a las calles, a los campos, a los montes? Por supuesto que no, porque si algo caracteriza a la “memoria histórica” es la absoluta ausencia de toda autocrítica por parte de la izquierda.

    La autocrítica de la izquierda debería pasar por admitir que el franquismo fue una versión mitigada de aquello en lo que la izquierda revolucionaria y republicana obligó a convertirse a la derecha.

    Por eso, quizá lo más sangrante de todo el asunto es que se permitan la condena y persecución obsesiva de Franco quienes, desde su pretendido olimpo moral, son los herederos de aquellos que protagonizaron aquello mismo de lo que acusan a Franco, pero corregido y aumentado; de aquellos que se rebelaron contra la legalidad en muchas ocasiones, en 1917, en 1930, en 1934, en 1936, de aquellos que asesinaron a cuatro presidentes de gobierno en 75 años: una especie de récord Guinness del crimen y el golpe de Estado que no parece frenarles.

    Pues estos son quienes, sin haber pedido perdón ni reconocido culpa alguna, insisten en la maniática condena de Franco y su régimen, falsificando de modo obsceno la historia de nuestro pueblo.


    “Vaporizar a Franco”

    Como en “1984”, Franco está siendo “vaporizado”; desaparece de la historia para reaparecer como una especie de sombra maléfica que contamina todo lo que toca. Lo que estas leyes hacen de nuestro pasado no tiene nada que ver con la realidad de un personaje histórico llamado Francisco Franco y que gobernó España durante casi cuatro décadas.

    Franco, que se resistió a sublevarse y que solo lo hizo cuando entendió que no había más remedio; cuando, como escribió Stanley Payne, era más peligroso no sublevarse que hacerlo; Franco, a quien sus compañeros en el alzamiento llamaban “miss Canarias 1936”, por lo esquivo de su compromiso ante la sublevación; Franco, que cuando le propusieron la rebelión ya en diciembre de 1935 se negó a considerarlo; Franco, que defendió la república y la legalidad cuando fue llamado por el gobierno para ello, es condenado a la desaparición del espacio público de un modo hasta ahora desconocido en la historia de España.

    El proyecto socialista lleva las cosas hasta el punto de obligar a la eliminación de todo símbolo, cualquiera que sea el coste que eso represente, incluso los que lleven en cementerios más de 80 años.


    Una brutal represión

    De salir adelante la proposición socialista tal y como está formulada, impedirá que nadie exprese en público una opinión que pudiera ser considerada favorable a Franco o a su régimen: para “quienes enaltezcan o justifiquen por cualquier medio de expresión pública o de difusión el franquismo” hay abundantes disposiciones punitivas, que incluyen cárcel y multas de generosa cuantía. Es decir, que hacer una valoración positiva del franquismo, de algún periodo del mismo o de algún hecho, u obra, o acto, o iniciativa anterior a 1978, te puede llevar a la cárcel. Se tipifica, pues, el delito de opinión.

    Así mismo, cualquiera que, en el curso de una investigación, extraiga una conclusión que pueda favorecer a dicho régimen se expone a penas de prisión y a cuantiosas multas. Es decir, que se limita el derecho a la libre investigación, clave del conocimiento científico. No solo eso: la ley también estipula la destrucción de libros y documentos que incumplan la ley.

    El profesorado será adoctrinado en materia de memoria histórica, que será incluida en el currículo escolar en forma trasversal en primaria, secundaria y bachillerato. Si con carácter general las infracciones a la ley se castigarán con multa de hasta 150.000 euros, en el caso del personal docente se impondrá, además, la pena de inhabilitación especial para profesión u oficio educativos, en el ámbito docente, deportivo y de tiempo libre, por un tiempo superior entre tres y diez años.

    Tampoco los funcionarios se libran: el funcionario que vote contra la aplicación de la memoria en su ámbito, y de cuyo voto se desprenda el incumplimiento de la ley, “será castigado con la pena de prisión de un año y seis meses a cuatro años y la de multa de doce a veinticuatro meses y con la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo por tiempo de nueve a quince años.”


    Comisarios de la memoria

    Para un desarrollo y una aplicación más efectivos de la ley, la proposición de ley elaborada por el PSOE cuenta con la participación activa de las asociaciones de la memoria, organizaciones que no han hecho ningún secreto de su sectarismo.

    Dichas organizaciones han venido desarrollando una labor beligerante en extremo en lo tocante a la reconstrucción de la “memoria” de la guerra civil y el franquismo; partiendo desde un sonrojante maniqueísmo han llegado a hacer profesión de fe de su republicanismo militante, desentendiéndose de todo lo que suponga contrariar sus apriorismos, reacomodando el pasado a los intereses del presente, una y otra vez.

    La proposición de ley socialista les otorga un espacio central en el cumplimiento de la ley, y puede contarse con que, dotadas económicamente como cabe presumir, cumplirán con su misión delatora a plena satisfacción.


    Fuente, La Gaceta

  • #2
    1984 estaba concebido como crítica, no como manual de instrucciones.

    Comentario


    • #3
      El Franquismo no podía ser nuestro III Reich porque

      - No perdió ninguna guerra
      - No estábamos ocupados por potencias extranjeras

      España era Una Grande y Libre y eso de estar sometido a otros intereses es cosa de la Democracia. Con todo era invendible en plenos 80 y 90 que España entera había sido un inmenso campo de concentración y exterminio. Imposible con una mayoría de la población que había vivido tranquilamente bajo el Franquismo.

      Esa población va doblando y yéndose pal cementerio. Poco a poco se fueron cargando las tintas, se quitaron de emplazamientos públicos todas las estatuas de Franco (sólo queda la de Melilla) y se declaró como verdad oficiosa y oficial que el Franquismo había sido un régimen genocida.

      En 2004 o por ahí ZP se encuentra un país en plena burbuja (la champion lig de la economia) que estando distraidos con el bolsillo lleno, va a tragar con cualquier acción contra problemas accesorios. Esas cosas que no son problemas hasta que se inventan, vaya. Ahí empieza la violencia de género (aprobada por unanimidad en el congreso de los diputados), el matrimonio de los maricones y la memoria histérica.

      ¿Y el PP? Ese partido conservador, fascista, etc...Pues cumpliendo su misión que es la de conservar todo lo que hacen los progresistas. Y si se tercia, llevarlo más allá.

      El Franquismo será nuestro Nazismo...hemos oído muchísimas veces que "pues en Alemania no se puede decir nada bueno de Hitler" como reivindicación envidiosa de los progres.

      Ya lo han conseguido, aquí va a ser igual.

      Comentario


      • #4
        Cuando entre en vigor inevitablemente en un momento u otro nos afecte por lo que decimos en este foro. Por lo que hay que conocer bien la nueva para aprovechar bien sus puntos flacos como hacen en Alemania

        Comentario


        • #5
          Nos vemos en prisión

          Comentario


          • #6
            Indemnización de 135.000 euros para «los caídos por la libertad» y otras ideas del PSOE en Memoria Histórica

            Pedro Sánchez comunicó ayer a los suyos las claves de la propuesta socialista





            Pedro Sánchez presentó ayer martes ante sus diputados y senadores la hoja de ruta del PSOE para el nuevo periodo de sesiones. Un catálogo de iniciativas con un claro acento de izquierdas para hacer oposición a «un Gobierno que no tiene pulso» y para dejar sin espacio a Podemos: «El voto de izquierdas solo tiene unas siglas con las que derrotar a la derecha».

            En ese afán, el líder socialista situó como prioridad la potenciación de la Ley de Memoria Histórica, para la que los socialistas apustan por las siguientes medidas:


            «Prohibido» que Franco esté en el Valle de los Caídos

            «El Valle de los Caídos será lugar de memoria de las víctimas (...). Queda expresamente prohibida su utilización como mausoleo del dictador». «Se procederá al traslado de los restos fuera y los de José Antonio Primo de Rivera a un lugar no preeminente del recinto o al que designe su familia». Localizar fosas, identificar a los desaparecidos

            «Los órganos judiciales competentes penales procederán, de oficio o a instancia de parte, a abrir investigaciones efectivas tendentes a la localización, búsqueda, exhumación e identificación de personas desaparecidas, vinculadas al periodo establecido en el objeto de la presente ley».


            135.000 euros a los herederos de los caídos por la libertad

            «Se reconoce el derecho a una indemnización, por una cuantía de 135.000 euros, a los beneficiarios de quienes fallecieron (...), en defensa y reivindicación de las libertades y derechos democráticos». También establece la reparación por incautación de bienes o prisión y modifica las pensiones de orfandad.


            «Comisión de la verdad» en busca de responsabilidades

            «Se crea una Comisión de la Verdad (...) con la finalidad de conocer la verdad de lo ocurrido, contribuir al esclarecimiento de las violaciones a derechos humanos y las graves infracciones cometidas, promoviendo así el reconocimiento de las responsabilidades de quienes participaron en la comisión de crímenes».


            Retirada «inmediata» de símbolos de la Guerra Civil

            «Las Administraciones públicas tomarán las medidas oportunas para la retirada -«inmediata»- de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil Española y de la represión de la Dictadura».


            Nulidad de todas las condenas y sanciones

            «Se reconoce y declara el carácter radicalmente nulo de todas las condenas, sanciones y cualesquiera formas de violencia personal producidas por razones políticas, ideológicas o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil de España, así como las sufridas por las mismas causas durante la Dictadura».

            Comentario


            • #7
              ¿135.000 euros? me parece que van a salir hijos de represaliados hasta debajo de las piedras...

              Comentario


              • #8
                Apoyo masivo en el Parlamento Europeo a ilegalizar fundaciones que exalten el fascismo, como la Francisco Franco

                El texto ha sido consensuado por hasta cinco grupos políticos, incluidos populares y liberales.

                Es una reacción ante el auge de la normalización del fascismo, el racismo y la xenofobia en el continente.

                El pleno del Parlamento Europeo (PE) ha reclamado este jueves en una resolución pactada por varios grupos políticos del hemiciclo la ilegalización de fundaciones que exalten o glorifiquen el fascismo, como la fundación Francisco Franco.

                Así se recoge en el texto consensuado por hasta cinco grupos políticos, incluidos populares y liberales, que pidieron para sumarse al mismo que no se hiciera mención a ninguna fundación concreta o episodio fascista nacional.

                La Eurocámara muestra en la resolución su preocupación ante el aumento de la violencia neofascista en la Unión Europea (UE) tras agresiones de grupos ultras como la sufrida por la eurodiputada italiana Eleonora Forenza y su asistente por Casa Pound y con el objetivo de que la Comisión Europea (CE) ponga en marcha medidas concretas

                . Desde el órgano europeo hacen un llamamiento a los Gobiernos para que condenen y sancionen este tipo de discursos por parte de políticos y otras figuras públicas debido al auge de la normalización del fascismo, el racismo, la xenofobia y otras vías de intolerancia de estos grupos.

                Reclaman a los 28 la creación de "unidades policiales contra el odio" y asegurarse de que dentro de sus cuerpos y fuerzas de seguridad no hay comportamientos de tipo racista o xenófobo. En ese sentido, también piden que la CE llame a las organizaciones cívicas a reportar sobre el estado del discurso de odio y los crímenes de odio en los países europeos.

                Por otro lado, enfatizan la importancia de concienciar y educar sobre la historia a las nuevas generaciones para evitar nuevos crímenes de odio en el futuro. Por ello, llaman a tener una cultura común de memoria histórica que rechace los crímenes fascistas del pasado, y se dicen "profundamente preocupados" de que las nuevas generaciones "estén cada vez menos concienciadas con la historia del fascismo, lo que representa un riesgo de ser indiferente ante nuevas amenazas".

                Otros casos españoles

                El texto destaca, en el caso de España, la investigación contra doce miembros de la organización neonazi Hogar Social Madrid por incitación al odio, la condena a miembros de Falange, Alianza Nacional y Democracia Nacional por el ataque al Centro Cultural Blanquerna en 2013, y las amenazas de muerte contra el presidente de SOS Racismo. Además, se ha hecho eco de las acusaciones desde la Fundación Franco y la familia del dictador contra los ciudadanos que ocuparon el pazo de Meirás en el verano de 2017 para reclamar que sea devuelto al pueblo gallego.

                El pleno del Parlamento Europeo (PE) ha reclamado este jueves en una resolución pactada por varios grupos políticos del hemiciclo la ilegalización ...

                Comentario


                • #9
                  Unos comentarios sobre la noticia.

                  Como veníamos hablando desde hace meses en el foro ante la reaccion europea iba a haber irremediablemente una contrareaccion del sistema aunque lo votado en el parlamento no tenga efectos jurídicos estando en manos de un gobierno de PSOE podemos y separatistas ( los enemigos de españa en definitiva) no solo van a tratar de cumplir con lo votado en el europarlamento como si de los 10 mandamientos se tratara sino que parece ser que existe al menos en España unanimidad al respecto (Supongo que los que llama el articulo como populares y liberales incluye a PP y ciudadanos).

                  Por lo tanto a medio plazo, tendremos uno de los peores escenarios posibles todas o casi todas las asociaciones patriotas de España borradas del mapa ademas ante el mas que posible endurecimiento de los delitos de odio va a hacer que vox este atado de pies y manos ya que ongetas estarán con la mosca detrás de la oreja para denunciar cualquier cosa que digan o hagan.

                  Sin embargo el hecho de que vaya ocurrir sea señal de algo bueno quiero decir, hasta hace muy poco lo unico que recibiamos era indiferencia o como mucho simple burlas ahora han pasado a temernos, nos ven fuertes, con posibilidades de derrotarlos.

                  Comentario

                  Trabajando...
                  X