Anuncio

Colapsar
No hay anuncios todavía.

Viaje a ninguna parte por Ernest Milà

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar todos
nuevos mensajes

  • Viaje a ninguna parte por Ernest Milà


    Viaje a ninguna parte







    Nuevos datos confirman a medida que van pasando los días que el proceso independentista se está deshinchando a marchas forzadas y para mayor desesperación de sus promotores (tanto de los que están en la cárcel, como de los que se preparan para entrar, como por parte de los que se encuentran en el “exilio” y, en especial, de sus últimos mohicanos, encuadrados en fantasmales “comités de defensa de la república”… Ahora queda prever cómo irán desarrollándose los acontecimientos y qué ocurrirá en las elecciones pre-navideñas. En cualquier caso, todo induce a pensar que –en esta ocasión– España “no se rompe”- lo que dista mucho de haber solucionado el problema. Lo que se ha resuelto es la crisis. Los indicativos de que así se están desarrollando las cosas son varios. Los enumeramos rápidamente.


    1) ¿POR QUÉ LLAMAR “HUELGA GENERAL” A LO QUE SÓLO FUE UN EMBOTELLAMIENTO?

    El primer indicativo de que el independentismo ha perdido la perspectiva de sus propias fuerzas es el fracaso, no por anunciado menos estrepitoso, de la “huelga general” del miércoles 8 de noviembre que pasará a la historia como el primer gran batacazo de movilización sufrido por el independentismo. Ya era suficientemente insensato, pretender movilizar a la clase obrera y detener la vida económica de Cataluña con un paro convocado por un sindicato residual, sin apenas representantes sindicales y dirigidos por un triste individuo cuyo nombre estará vinculado a los que, quizás sean los tres asesinatos más repugnantes de la transición (mediante colocación de una bomba al pecho). En realidad, el sindicalismo “oficial” se abstuvo de pronunciarse ante la convocatoria de huelga o bien manifestó su intención de no seguirla. En la práctica, se produjeron alteraciones de la vida ciudadana en Barcelona y en los accesos a Barcelona. Nada más. Y todo se debió, más que a “piquetes”, a los “comités de defensa de la república”, estructurados por la CUP y, sobre todo, al absentismo de los “mozos de escuadra” que hubiera podido normalizar el tráfico pero que optaron por limitarse a ser convidados de piedra. El resultado final de la huelga ha sido más que discreto. Quien esto escribe, tiene noticias desde la lejanía sobre cómo se han desarrollado las cosas en su pueblo de mayoría independentista: nada, ni siquiera el pequeño comercio ha cerrado. La huelga lo que ha mostrado es la capacidad de movilización de la CUP y de sus allegados: mínima. Mensaje que genera este hecho: una cosa es protestar un par de horas por las detenciones de ex miembros de la gencat y “los dos jordis” y otra muy distinta perder una jornada laboral. ¿Lo peor? Que le independentismo radical ha mostrado sus cartas: escasas y que apenas son un castillo de naipes desmontable con facilidad, que el cabreo de los catalanes que deseaban acudir al trabajo y que se han visto, sin comerlo ni beberlo, detenidos durante horas no va a redundar en beneficio de la causa indepe. Finalmente, que La Vanguardia ha optado por ni siquiera mencionar en portada el estruendoso fracaso de la jornada de ayer.


    2) LA IMPOSIBILIDAD DE REALIZAR UNA LISTA UNITARIA INDEPE

    En las anteriores elecciones autonómicas, ERC cometió un error garrafal: las encuestan indicaban que se produciría el “surpaso” y que sus resultados serían superiores a los de CiU. Sin embargo, el pensar que la independencia era posible implicaba realizar una lista conjunta con otras fuerzas que garantizara una cómoda mayoría parlamentaria capaz de asumir el proceso de desconexión con España. El resultado de la lista unitaria (JuntsxSi) no fue malo… pero no bastó para generar la sensación de que una mayoría social apoyaba al independentismo. En esta ocasión, dos años después, ERC se enfrenta al mismo problema, pero con tres factores nuevos: 1) CDC ha desaparecido y el PDcat es una sombra de lo que fue CiU durante casi 40 años, 2) ERC puede ser el eje del nacionalismo catalán en los próximos años: el “pal de paller” nunca más lo será el viejo “nacionalismo moderado” y 3) El independentismo ha demostrado que se enfrentaba a obstáculos insuperables. Así pues ¿para qué crear una nueva “lista unitaria” que, en primer lugar salvaría de la miseria a Puigdemont y lo salvaría de entrar este mes en el basurero de la historia? ¿para qué compartir con otros y diluirse en medio de otros cuando todo demuestra que la independencia en las actuales condiciones es imposible? ¿Para que soportar a incómodos aliados que, además, van a dar mucho que hablar en los procesos por corrupción que se avecinan? Y en cuanto a “los dos jordis”, en ERC son perfectamente conscientes que sin las subvenciones de la gencat sus organizaciones no son absolutamente nada. Así pues, el indicativo de que los indepes han aceptado su derrota es la inexistencia de una lista unitaria para las próximas elecciones autonómicas.


    3) PUIGDEMONT: DE PRESIDENT A CARICATURA

    “Los dos jordis” siguen en prisión desde hace unas semanas. Ya ni siquiera se escuchan caceroladas en su favor. No es que Manolo Escobar se haya impuesto en todos los barrios, lo que se ha notado es que cada vez más indepes dan la situación por concluida y no están dispuestos, ahora que el frío comienza, a abrir sus ventanas y dejar que ellos –o sus hijos- estén cinco minutos aporreando la cacerola de turno que ya empieza a estar abollada e irrecuperable. Los ex miembros del gobierno de la gencat están en la cárcel, procesados o en el autoexilio o esperando entrar en la cárcel por turno. Cataluña no ha estallado. No hay rastros de revuelta cívica, ni de paralización de la vida. Ni mucho menos signos insurreccionales. Los mozos y las mozas siguen haciendo lo que hasta ahora: en sus comisarías, recibiendo denuncias, “apatrullando” y poniendo multas. La presencia de Puigdemont en Bélgica está constituyendo una pesadilla para el gobierno belga. Cada día que pasa, con más nitidez, se percibe el carácter de “paleto pueblerino” del ex president que, si no se daba cuenta de la realidad de Cataluña cuando viajaba desde Plaza Sant Jaume a Girona, difícilmente va advertirla ahora a 1200 km de la pastelería familiar. Aludir a que su detención generaría una “guerra civil” es síntoma del nivel de irrealidad que tiene instalado bajo su flequillo. La agonía de Puigdemont en Bélgica va a ser digna de un culebrón. Y queda todavía el pequeño dato –que sin duda será sorprendente– de quién diablos está pagando los 6.000 euros semanales que les cuesta a las criaturas mantenerse en Bélgica. Puigdemont no se ha dado cuenta de que ya no está aforado, que está imputado, que no hay argumentos de peso para que se niegue a venir a España a declarar y que las leyes europeas, da la sensación, de que por mucho que se retuerzan, no le amparan. Los apoyos recibidos han sido mínimos: después de Yoko Ono, la contribución de Pamela Anderson no parece haber sido decisiva y la presencia de Varoufakis en Barcelona no ha ahorrado críticas a Puigdemont y señalar que el proceso independentista tuvo su desencadenante con la crisis económica de 2007


    4) CON EL VLAAMS BELANG AL QUITE

    No se puede quejar del todo Puigdemont, finalmente ha obtenido el apoyo incondicional del Vlaams Belang, la formación tachada hasta hace poco por los medios de comunicación catalanes de “xenófoba y racista” que, sin duda mal informada, o simplemente alucinada, ha caído en la cuenta de que valía apoyar a este pobre individuo, heredero de un partido que había introducido 1.250.000 inmigrantes en Cataluña y que ha sido el principal elementos de islamización de Cataluña en los últimos años. Hay que decir que el VB, además de su naturaleza de “extrema-derecha” es la única fuerza que todavía hoy sigue siendo netamente independentista en Flandes, el resto de “nacionalistas” han moderado extraordinariamente sus posiciones y sus programas (como el de la Liga Norte italiana), realismo obliga, no van más allá del autonomismo. Tengo que decir que no me cabe la menor duda de que el VB está mal informado al respecto por su corresponsal español que, siempre –y es curioso- siempre, inevitablemente, se equivoca en sus tomas de posición. Pero un partido como éste debería de haberse informado mejor y, sobre todo, informado directamente sobra la situación creada por CDC, el PDcat y Puigdemont y haber advertido que la situación de Bélgica no es la misma que la que existe en España, que las diferencias entre flamencos y valones son abismales y que la historia del país es reciente, mientras que Hispania ya tenía este nombre desde las guerras púnicas y catalán y castellano son dos lenguas hispano-romances. Pero hay gente que se dejó seducir por el mapa de las regiones de Europa publicado por las SS al final de la guerra mundial y por la frase de que “el siglo XXI será el siglo de las identidades”, cuando, de momento, lo que está resultados es el siglo de la globalización. En cualquier caso, resulta significativo que el único apoyo nítido, claro e incondicional recibido por Puigdemont sea el de este grupo que se parece tanto al PDcat como un huevo a una castaña.


    5) LA TRISTE SENSACIÓN DE QUE TODOS SOMOS IGUALES ANTE LA LEY

    La primera impresión, cuando entraron “los dos jordis” en prisión era que se había elegido por individuos de poco calado, “panchas contentas”, amamantados por la gencat generosamente, como muestra de cómo podían acabar las cosas. Las fotos de ambos sobre un coche destrozado de la Guardia Civil los había situado ante el colimador de la justicia. Eran elegidos para un castigo ejemplar y punto pelota. Hubo protestas, pero Cataluña no estalló. Llovieron acusaciones de debilidad contra Rajoy. Pasaron los días y, de repente, nos dimos cuenta de que lo que el gallego nos había contado era cierto: la cosa estaba en manos de la justicia. Y la justicia nunca va a velocidad de vértigo. Esto, quizás sea lo más terrible de la situación de todos los ex consellers, del propio ex presidente y del último mozo y moza que se han destacado en el proceso como fautores del delito de “rebelión”: que ahora empiezan a tener la conciencia clara de que las advertencias que durante cinco años les lanzó Rajoy (“lo que hacen es ilegal, así que aténganse a las consecuencias…”) era verdad. Porque una cosa es repetir que “todos somos iguales” y que “la justicia es igual para todos” y otra, el creerse que uno está por encima de la justicia, simplemente porque durante años ha hecho lo que le ha dado la gana, sin que nadie se lo impidiera. El drama de la Forcadell o del propio Puigdemont empieza a cobrar forma de día en día: porque si el proceso independentista es imposible y ellos han llegado hasta donde han llegado, si la constitución no permite amnistías y, finalmente, si es cierto que la justicia es igual para todos… ellos tienen por delante un calvario de prisión, sanciones económicas e inhabilitaciones a perpetuidad, unido al drama de no poder hacer realidad su delirio indepe. Es un drama personal, pero no mayor que el del robagallinas al que un picoleto no particularmente malvado le ha advertido que no vuelva a intentar robar en un corral y él no se creía que un mal día terminaría por darle mazmorra fría. Lo va a tener muy difícil el abogado de los ex consellers para demostrar que España no es un país democrática y que aquí existen limitaciones a las libertades políticas


    6) ¿QUÉ PUEDE OCURRIR DESPUÉSTA DE LAS ELECCIONES?

    Si hacemos abstracción de la encuesta realizada por el “CIS catalán” que puede calificarse de ciencia ficción, lo cierto es que parece claro que ERC subirá, que el PDcat bajará mucho, CUP otro tanto, la coalición Colgau-Podemos cederá votos al PSC y a Cs que experimentará un fuerte tirón y que el PP se quedará poco más o menos donde está. Veremos si el realismo se impone luego en ERC y empiezan a pensar en poner en barbecho (por fases) el independentismo y empiezan a circular por la senda del realismo (que, por cierto, nunca ha estado en sus genes). Lo que parece bastante claro (especialmente si tenemos en cuenta que el “españolismo” tiene una parte importante de “voto oculto” que no aparece nunca en las encuestas, es que en las elecciones anteriores, los indepes llegaron a su techo histórico y que ahora solamente les queda descender. Porque si insisten en el mito indepe pueden encontrarse ante la incapacidad de formar gobierno y ante la posibilidad de nuevas elecciones en seis meses y así sucesivamenteLo peor para el área independentista sería perder el control de la gencat durante sólo unos meses: ver como sus medios de comunicación subvencionados caen uno tras otro, ver como TV3% y Cataluña Radio reorientan sus informativos, ver como la sociedad civil amamantada por las ubres de la gancat se disuelve como un azucarillo por falta de “carburante”. No es que esto sea lo que vaya a pasar el 22 de diciembre… pero sí que es lo que el nacionalismo tiene en perspectiva: la creación de nuevas naciones pertenece al pasado, el que no lo entienda se arriesga a desaparecer, poco a poco, eso sí, pero lenta e irremisiblemente.


    Fuente, Infokrisis

  • #2
    El resumen de los acontecimientos que hemos visto durante estos últimos años en Cataluña:

    Forcadell sobre la declaración unilateral de independencia: "Era declarativa, simbólica".
    https://www.elespanol.com/espana/pol...823916_10.html

    Un montaje teatral orientado al consumo de las masas con encefalograma plano.
    Última edición por Stavros; 11-11-2017, 15:33.

    Comentario


    • #3
      ¿Viaje a ninguna parte?

      Creo que el autor del articulo no se entera de que va todo este asunto o simplemente quiere desinformar.
      El objetivo es simplemente desestabilizar España, crear conflicto entre los españoles y aumentar el poder del estado.

      El viaje no ha hecho más que empezar. Tarde o temprano volverán a la carga con el mismo asunto, esto solo a sido un capítulo para entretener a las masas, pero seguramente vendrán otros más. Los actores que se han buscado esta vez han sido realmente malos, la próxima vez puede que hasta se busquen un líder carismático que pueda hacer mucha más daño.

      La dirección del viaje es muy clara, otra cosa que no lo quieran ver, no sean capaces de verlos o finjan el no verlo.

      Comentario

      Trabajando...
      X